Joaquin Phoenix aún está aquí

Fue hace dos años cuando nos sorprendió aquel experimento que no sabíamos cómo clasificar: documental, falso documental, ficción… Era I’m Still Here, el debut en la dirección de Casey Affleck -hermano de Ben, y protagonista de, entre otras, las magníficas Gerry (Gus Van Sant, 2002) y El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford (Andrew Dominik, 2007)- y el documento que retrataba los años perdidos de uno de los actores más interesantes del Hollywood actual: Joaquin Phoenix. ¿Timo o genialidad? Tras la presentación de su última película, la espléndida Two Lovers (James Gray, 2008), el hermano pequeño del trágicamente desaparecido River -sex symbol de los 90 e ilustre protagonista de Mi Idaho privado (1991, también de Gus Van Sant)- había abandonado, aparentemente, el cine, y había cambiado de look dejándose el pelo largo y la barba de ermitaño, para lanzarse a una nueva carrera: Phoenix quería ser rapero. Y eso es lo que el mundo pensaba: el nativo de Puerto Rico, pero de familia californiana, solo se había dejado ver en algunas alfombras rojas y entrevistas, y su actitud demostraba que o creía firmemente en lo que estaba haciendo, o estaba completamente tarado. ¿Se había acabado la prometedora carrera del protagonista de El bosque (M. Night Shyamalan, 2004) o En la cuerda floja (James Mangold, 2005)?

Nada más lejos. Cuando el polvo que había levantado su digresión existencial se fue disipando -lo que no tardó poco-, el nombre de Phoenix volvía a sonar como candidato a algunos de los proyectos más interesantes que se ponían en marcha. Si estar vinculado, de la manera que sea, a las nuevas películas del maestro Paul Thomas Anderson, de Spike Jonze o de James Gray no es besar el santo, que baje alguno de ahí arriba y lo vea. Sin embargo, ¿cómo ha llegado a estar otra vez ahí, al pie del cañón, después de esa broma que le dedicó impunemente a la industria? En una reciente entrevista en Los Angeles Times, Phoenix cuenta que I’m Still Here se lo puso difícil a la hora de su vuelta al cine; “Durante algún tiempo, la gente no sabía si [el gag] seguía o no. En las reuniones, los responsables no estaban seguros sobre si estaba quedándome con ellos o no. (…) Hubo una importante caída en la calidad de las películas que barajé después de I’m Still Here.” Pero lo que nos queda por ver de Phoenix demuestra que el actor ha sabido sortear los obstáculos para quedarse con ¿lo mejor del cine norteamericano?

Y es que el primer título de su vuelta viene de la mano de uno de los mejores cineastas de nuestros tiempos, ha provocado una de las reacciones más entusiastas y apasionadas de la crítica durante los últimos años y ha triunfado en el festival que se ha presentado, reportándole a Phoenix el premio a la mejor interpretación masculina y quedándose sin el máximo galardón únicamente por el exceso de premios que el jurado quería otorgarle. Hablamos de The Master, de Paul Thomas Anderson, esa probable obra maestra que llegará próximamente a nuestras pantallas, que versa sobre lo que rodea a un carismático intelectual que crea una organización religiosa que empieza a hacerse popular en Estados Unidos tras la II Guerra Mundial. Phoenix interpreta en ella a un joven y atormentado vagabundo que se convierte en la mano derecha del líder, al que da vida Philip Seymour Hoffman. En la Mostra de Venecia, en donde se presentó, su actuación consiguió enardecidas críticas, y el dúo de intérpretes se hizo, ex-aequo, con la Copa Volpi. Y tras ello, tanto Phoenix como Hoffman suenan ya para llevarse el Oscar. Una cosa ha quedado clara: no hay mejor vuelta posible.

Pero, por si eso fuese poco, Phoenix tiene dos ases más en la manga. Y vienen de la mano de Spike Jonze y James Gray, imprescindibles autores del panorama estadounidense actual. Con el responsable de Cómo ser John Malkovich (1999) o la más reciente Donde viven los monstruos (2009) prepara Her, en la línea cómico-fantástica de sus anteriores trabajos, sobre un solitario escritor en un futuro no muy lejano que se embarca en una relación romántica con un nuevo sistema operativo informático diseñado para satisfacer todas las necesidades de su dueño. Ahí es nada. En la nueva -e interesantísima- aventura de Jonze, Phoenix interpretará al escritor, al que rodeará, de momento, un reparto femenino formado por Amy Adams -con la que ya comparte pantalla en The Master-, Rooney Mara y Olivia Wilde. Si Jonze ha demostrado con creces ser capaz de facturar deliciosas mezclas de ciencia-ficción, surrealismo, cine fantástico y comedia, tenemos bien claro que Her será otra gran entrega del estimulante director. Y junto a James Gray, el aclamado autor de Little Odessa (1994) o La noche es nuestra (2007), con el que vuelve a colaborar, prepara Nightingale (Ruiseñor), un drama ambientado en los años 20 que narra las vicisitudes de una inmigrante polaca que se ve obligada a prostituirse para poder ayudar a su hermana enferma y mantener a su novio en una empobrecida Nueva York. Phoenix será el novio mantenido, a la inmigrante le dará vida la estupenda Marion Cotillard, y completa el reparto Jeremy Renner. Un sneak peek del proyecto, originalmente conocido como Lowlife, se enseñó en el reciente festival de Telluride (Colorado), y todo apunta a que, probablemente al igual que la obra de Jonze, haga las delicias de la temporada de festivales del año que viene. ¿Podrá Joaquin Phoenix repetir sus polémicas alfombras rojas y ruedas de prensa? Con el talento que rezuma delante de las cámaras, le permitimos hacer lo que quiera detrás de ellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s