Un encuentro con Jeanne Balibar

Jeanne Balibar se ha ganado el que la llamen la musa del cine de autor francés al haber actuado para Arnaud Desplechin, Jacques Rivette y Raoul Ruiz. Ahora en Por ejemplo, Electra (2012) actúa para si misma. En la décimonovena edición del Festival de Cine Independiente de Barcelona presentó su primera película como directora (su estreno en España). Este traspaso, dice, ”ha sido por casualidad, lo que me extraña es no haberlo hecho antes. El retraso tiene mucho que ver con el papel que tuvieron las mujeres (actrices) en el trascurso del cine francés y la nouvelle vague donde los roles están más compartimentados”.

Su película es una película exenta de convenciones. La propia Balibar en la presentación del filme definía que su película ”es una película libre”. Por ejemplo, Electra no se adapta a ninguna estructura narrativa y combina muchas cosas. Lo primero que vemos en pantalla es una captura de vídeo del ordenador de Jeanne Balibar. En muy pocas películas descubrimos que la directora tiene un correo electrónico de Yahoo. Vemos sus mensajes, los (84!) avisos de Facebook… Seguimos el cursor por la pantalla, la flecha selecciona y elimina correos. Nuevo mensaje, puntea para escribir. Si no era suficiente, comienza una música lo-fi de xilófono y escuchamos a la propia Balibar cantar lo que escribe y borra de sus propios mails. En el plano siguiente, vemos a una mujer barbuda, un tirolés y una hortera caminado como si nada por la calle. Ellos son los dos directores (Jeanne Balibar y Pierre Léon) y a la propia productora de la película disfrazados. Todo lo que vemos es real. Es decir, los correos que escribe Jeanne son de temas relacionados con la película. Los tres personajes que establecen largas conversas hablan de Por ejemplo, Electra. Estas ‘cuatro’ pinceladas deben ser suficientes para explicar la absurdez de la película, que al plantearlo todo de una forma seria, lo convierte todo en algo más gracioso todavía.

Vemos como se desarrolla el proceso de creación, montaje y producción de Por ejemplo, Electra. De una forma paralela somos testigos de como los actores y actrices interpretan sus trágicos papeles de la obra a cámara. Pero es de nuevo delirante: los actores no están en su casa ni en un escenario sino en un playa solitaria, en un metro masificado o en la misma calle. Y no solo eso sino que los contraplanos saltan entre esos espacios en la misma conversación. Otra característica más de su libertad.

La directora sorprende con una película que pretende ser diferente en todos los sentidos. La imposibilidad de desarrollar la idea inicial que era hacer teatro filmado para distribuir por internet, hizo que el proyecto acabara dando la vuelta gracias a la ayuda de su amigo Pierre Léon. Por ejemplo, Electra es una película consciente de su rareza que mezcla cine y teatro (y música a su manera). En resumen, mezcla todo lo que a Jeanne Balibar se le da bien. No todo el mundo conectará con su estilo disparatado pero no se le puede negar su admirable intento por hacer algo nuevo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s