Bajo las apariencias, Kiarostami

Akiko, la joven geisha de Kiarostami¿Cómo hablar de Like Someone in Love sin llegar a desvelar la trama? El último film del director iraní, Abbas Kiarostami, fue presentado en el festival de Cannes de 2012. Para muchos ha sido la película revelación de este año y para otros ha supuesto una gran decepción dentro de la filmografía del director. Sin embargo, Like Someone in Love esconde mucho más detrás de sus vacuas apariencias. Como el propio director afirmaba en la rueda de prensa: “la película no tiene ni principio ni final. Los espectadores son lo suficientemente inteligentes para saber qué pasó antes y qué pasará después. Ninguna historia tiene principio ni final. Si comprendes, significa que lo que sientes o la forma de expresarlo es muy cercano a lo que muestra la película”. La trama del film transcurre tan sólo en veinticuatro horas de la vida de esos personajes, todo ello envuelto de grandes silencios, conversaciones fuera de campo o diálogos aparentemente absurdos. Bajo un tratamiento sencillo, pero con una técnica exquisita. Dentro de esa simplicidad que envuelve la película, su esencia está hablando justamente de esos dos opuestos: lo compleja y absurda que es la vida al mismo tiempo. ¿Para qué complicar más, algo que en sí mismo ya es complejo?

Like Someone in Love es el segundo film que el director rueda fuera de su país. Es una historia ambientada en Tokio con un reparto completamente japonés. La forma y el contenido también reflejan la cultura japonesa y el estilo cinematográfico japonés. Desde el punto de vista de alguien que mira detrás de un velo, sea el tipo de velo que sea, Kiarostami está mirando a otra cultura que no es la suya. Y es, a través de los propios rasgos de esa cultura, como nos lo está mostrando. Todos estos aspectos se ven reforzados a un nivel formal: los personajes observan al “otro” desde sus ventanas, a través de las cortinas, desde el coche, a través de un cristal… Y esa mirada hacia el otro, desde la distancia y el desconocimiento, es uno de los aspectos de los que trata el film. Ya no sólo el propio director que mira otra sociedad ajena a la suya, sino también la del propio individuo que mira a otro individuo al que no conoce.

Todo esto se encaja con gran delicadeza entre los espacios públicos y los espacios privados, reforzando la idea del individuo y, sobre todo, el individuo en un espacio social. Dentro de la filmografía de Kiarostami existen diversas constantes, una de ellas son los escenarios en movimiento. Son espacios invisibles a la ley, espacios personales, pero que se mueven en el entorno. En el caso de Like Someone in Love esos espacios son el taxi y el coche del profesor, Takashi (Tadashi Okuno).

Mientras que en la primera escena todo era confuso por los sonidos del ambiente del pub, en la segunda todo es recogimiento e intimidad. Todos los puntos conectan. Akiko (Rin Takanashi), la protagonista, coge un taxi para dirigirse a visitar a un cliente especial. Durante el trayecto, en uno de esos espacios que no llega a ser del todo privado, Akiko escucha los mensajes que su abuela le ha dejado en el buzón de voz a lo largo del día. Qué escena tan simple y a la vez delicada que conecta la tradición con la modernidad. La abuela que vino del campo para visitarla en contraste con todo ese espacio confuso, lleno de luces y de reflejos, que es la ciudad. Casi sin prácticamente decirnos nada, se nos están mostrando unos valores, por una parte propios a una cultura y por otra universales a cualquier núcleo social que es la familia. Y de como estos valores pueden llegar a perderse cuando uno realmente está perdido.

Los coches como espacios en movimiento, eje de la filmografía del director iraní, aparecen también en "Like someone in love"Y en toda esa confusión, la protagonista encuentra un nuevo lugar privado en el que sentirse protegida: la casa del profesor. Y es, en un espacio íntimo, donde dos personas pueden llegar a conocerse. Entablan conversaciones sobre libros, fotografías, sobre un cuadro, un cuadro que a su vez representa la propia forma de representar una cultura. El aprendizaje también es una constante en la filmografía de Kiarostami. En Like Someone in Love el personaje del profesor representa ese aprendizaje a través de la enseñanza y la experiencia. Un señor mayor, que podría ser el abuelo de Akiko, y que en su día fue profesor de sociología. No es casual que tanto maestro como aprendiz se interesen por la misma disciplina. En la escena del coche donde el profesor y el novio (Ryo Kase) de Akiko se conocen, asistimos, para aquellos que quieran aprender, a una sabia y humilde clase sobre las relaciones amorosas. Un aprendizaje sobre el amor, sobre como es entendido socialmente y como es entendido a un nivel personal. Nuevamente se muestra a través de otro de esos espacios “íntimos”. El novio de Akiko habla de su amor hacia ella, de cuanto la ama y por eso quiere protegerla de la “sociedad”, sin darse cuenta que en realidad debería protegerla de él mismo. El aprendizaje que se transmite en esta conversación es muy simple: si quieres a alguien de verdad, debes dejar que sea libre. Algo para lo que Fellini filmó una película completa, La dolce vita (1960).

Un final brusco y abierto es el que hace plantearse, en silencio, estas reflexiones. Casi como si se tratase de un hipertexto, Like Someone in Love guarda estos pequeños secretos. Se muestra un mensaje a través de un medio social, como es el cine, para hablarnos de temas sociales y desde el campo de la sociología. Pero todo eso sólo puede ser reflejado o entendido en un espacio íntimo. Kiarostami dentro de Kiarostami. “Si comprendes, significa que lo que sientes o la forma de expresarlo es muy cercano a lo que muestra la película”.

Anuncios

4 Respuestas a “Bajo las apariencias, Kiarostami

  1. Interesante análisis y mas las comparaciones. Me ha gustado realmente. En cuanto a, la película no la he visto, pero en cuanto pueda no dudes que lo haré. Saludos

    • Hola, te agradezco sinceramente tus palabras. Y me alegro mucho que te haya gustado, sobre todo que incite a ver la película. Espero que la disfrutes…ya me dices cuando la veas. Un saludo. Netele

  2. Una crítica profunda, que descubre una interesante película, y que en los tiempos que corren le hace un gran favor a Kiarostami, (posiblemente el no lo necesite), pero seguro que le agradaría saber que está teniendo este grado de aceptación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s