Capeando el temporal: cine español para el 2013

El 2012 no ha sido un año bueno para el cine español. Es más, podría decirse que ha sido un año horríbilis. No en la taquilla, en donde se han roto récords de recaudación -única y exclusivamente gracias a fenómenos como el de Las aventuras de Tadeo Jones, o, sobre todo, Lo imposible-, sino en la ley, en la financiación, y en los augurios: el drástico recorte a los fondos del ICAA, la obsolescencia de las leyes de ayuda a las películas, la sangrante subida del IVA. Esperamos, e intentaremos ayudar, a que el cine de dentro de nuestras fronteras consiga abrirse paso en la descorazonadora situación, si hace falta, con uñas y dientes. Aún no se ha acabado esta temporada -una especialmente fructífera, en la que han visto la luz trabajos impecables como Blancanieves, El artista y la modelo, Grupo 7, Madrid, 1987, Sueño y silencio, Carmina o revienta o Extraterrestre– y ya tenemos la mirada puesta en las apetecibles cintas que nos depara este año, recortes mediante. De algunas de ellas ya hemos hablado -a las espléndidas Mapa, de León Siminiani, y Arraianos, de Eloy Enciso, las hemos incluido entre las veinte mejores películas del 2012 (que aún no se han estrenado)-, y de otras hablaremos largo y tendido. El 2013 empieza, y esperamos ser capaces de capearlo: elegimos trece películas para hacerlo. Mañana a estas horas ya sabremos quienes son las finalistas de la vigésimoséptima edición de los premios Goya. ¿Veremos a alguna de estas recoger cabezones en 2014?

El muerto y ser feliz, de Javier Rebollo
Probablemente uno de los títulos más valientes del cine español reciente viene de la mano del madrileño Javier Rebollo. El responsable de las asépticas Lo que sé de Lola (2006) y La mujer sin piano (2009) se distancia de su cine seco, quirúrgico y lacónico, para viajar a lo largo de la geografía argentina con un asesino a sueldo moribundo y una inesperada acompañante. El muerto y ser feliz viene a descomponer la sintaxis de su estilo, de la mano de un galardonado José Sacristán, a través de lo emocionante, lo absurdo, lo familiar, y lo ensoñador. Sorprendió en San Sebastián, y finalmente, llegará a nuestras pantallas esta misma semana.

Aquí y allá, de Antonio Méndez Esparza
Un Gran Premio de la Semana de la Crítica de Cannes no es moco de pavo. El debutante director madrileño Antonio Méndez Esparza ha conseguido, con su coproducción hispanomexicanaestadounidense Aquí y allá, llevarse el reconocimiento. Su historia sobre un hombre que vuelve a su pueblo de México después de varios años trabajando al otro lado de la frontera, da una naturalista visión de la inmigración, de la la emoción de lo que se deja y se recoge al volver. En febrero la veremos en los cines la que, a todas luces, ha dado el pistoletazo de salida a la carrera de un nuevo cineasta que no podremos perder de vista.

Ayer no termina nunca, de Isabel Coixet
Tras firmar su última ficción en 2009, Isabel Coixet había coqueteado con varios proyectos que la harían volver a la vertiente más característica de su obra. Pero sería con Ayer no termina nunca con la que se volvería a poner tras la cámara. La película será la historia de una pareja que se reencuentra, formada por Candela Peña y Javier Cámara, ambientada en los tiempos actuales, marcados por la crisis, la corrupción y la desoladora pérdida de rumbo. Coixet vuelve con el compromiso sociopolítico que tan a la vista está en sus documentales y tan poco se había vislumbrado, hasta ahora, en sus ficciones. En marzo, el estreno.

Los amantes pasajeros, de Pedro Almodóvar
“Una comedia coral y picante”. Almodóvar vuelve al género en donde forjó su carrera allá por los lejanos años 80, y lo hace, esta vez, ignorando a los festivales. Cannes se queda este año sin él, que decide estrenar en marzo su Los amantes pasajeros. En un avión cuyos problemas pondrán en jaque los secretos y las emociones de sus pasajeros, el manchego le hace un homenaje a la espléndida cantera de intérpretes del país, juntando a Javier Cámara, Carlos Areces, Raúl Arévalo, Antonio de la Torre, Carmen Machi, Blanca Suárez, Lola Dueñas, Willy Toledo, Miguel Ángel Muñoz, Hugo Silva… Huelga decir, un título esperado en todo el mundo.

Los últimos días, de Àlex y David Pastor
Los hermanos Àlex y David Pastor, después de que el primero realizara el estupendo corto La ruta natural (2004) y tras debutar ambos en Hollywood, tienen ya preparado Los últimos días. En ellos, dibujan el apocalipsis desde las calles de Barcelona, que llega en forma de una misteriosa agorafobia que se extiende por el mundo y que deja a la población encerrada en los interiores de los edificios. El anunciadísimo thriller futurista ha disfrutado de un gran presupuesto que, como se puede ver en el primer teaser promocional, le permite contar con una factura técnica y unos efectos especiales envidiables.

La gran familia española, de Daniel Sánchez Arévalo
Daniel Sánchez Arévalo se ha convertido en uno de los directores más reputados de la cinematografía nacional. Sus películas son sencillas y honestas, desde el maduro drama AzulOscuroCasiNegro (2006) hasta su reciente comedia Primos (2011). Este año volverá en clave cómica, con La gran familia española, en la que cuenta la historia de una boda que transcurre durante la final del mundial de fútbol de Sudáfrica. Verónica Echegui, Quim Gutiérrez, Antonio de la Torre, Miquel Fernández, Roberto Álamo y Patrick Criado ponen cara a la historia, y la catarsis colectiva ante la victoria nacional, la ambientan.

La lapidation de Saint Étienne, de Pere Vilà i Barceló
Uno de las películas que ya se han enseñado y cuya fecha de estreno aún se desconoce es la última del cineasta gerundense Pere Vilà i Barceló. Presentada en la pasada Seminci, en donde se hizo con el Premio FIPRESCI, el director se zambulle en la vida de un solitario anciano que se resiste a abandonar su domicilio, entre cuyas paredes habitan los recuerdos de su difunta esposa y sus hijas. Con La lapidation de Saint Étienne (o La lapidació de Sant Esteve) sigue ahondando en un cine difícil para el gran público, en donde navega entre los sentimientos y la humanidad de sus personajes.

Alacrán enamorado, de Santiago A. Zannou
La adaptación de la novela homónima de Carlos Bardem, adjetivada como una revisión de la eterna historia del amor imposible, la de Romeo y Julieta, ambientada esta vez en la España urbana y multicultural de la actualidad, llegará a las pantallas este año. El realizador madrileño de origen beninés Santiago A. Zannou toma las riendas de Alacrán enamorado, en donde asistiremos al complicadísimo romance entre Alyssa, una joven inmigrante latinoamericana y Julián, un integrante de un grupo neonazi. En ella veremos a Álex González, Miguel Ángel Muñoz, Judith Diakhate o incluso la vuelta al cine español de Javier Bardem.

130107zugarramurdi2Las brujas de Zugarramurdi, de Álex de la Iglesia
Tras el éxito de Balada triste de trompeta (2010), con la que se llevó nada menos que dos premios en la Mostra de Venecia, y el de La chispa de la vida (2011), Álex de la Iglesia sigue sin parar. Su próxima película será Las brujas de Zugarramurdi, inspirada en un episodio real de la Inquisición española, pero situada en la actualidad: tras cometer un atraco, dos parados huyen perseguidos por la policía y por la ex mujer de uno de ellos, adentrándose en la Navarra profunda, en donde se ven atrapados por tres mujeres que se alimentan de carne humana. Mario Casas, Hugo Silva, Carmen Maura, Carolina Bang y Terele Pávez dan vida a la parodia.

Murieron por encima de sus posibilidades, de Isaki Lacuesta
Si Coixet reflexionará la precaria situación que estamos atravesando, Lacuesta, flamante ganador de la Concha de Oro del 2011, la denuncia de manera descarada. Nos costó creer que el director comenzaba a rodar una comedia, tan alejado de su cine habitual, y con un título como Murieron por encima de sus posibilidades. Sin embargo, su argumento (un grupo de individuos que coinciden en un psiquiátrico y diseñan un plan para sacar a España de la crisis económica: secuestrar y torturar a un banquero) y su reparto (Emma Suárez, Sergi López, Raúl Arévalo o Iván Telefunken) son más que sugerentes. Desde ya, uno de los títulos que más esperamos.

El desconcierto, de Mar Coll
La ganadora del Goya a mejor dirección novel, Mar Coll, por su estupendo y prometedor debut Tres días con la familia (2009) está inmersa en su segundo filme. El desconcierto nos enseña a una mujer de 38 años con problemas para encajar en el que había sido su mundo tras superar un terrible accidente de tráfico y sus secuelas físicas y psíquicas. La siempre solvente Nora Navas da vida a la mujer, acompañada de Clara Segura, Pau Durà o Valeria Bertucelli. El delicado tiento de Coll tendrá la oportunidad de salir otra vez a la superficie en su nueva película, que aún no parece finalizada.

Open Windows, de Nacho Vigalondo
Nacho Vigalondo se ha convertido ya en uno de los autores más estimulantes del panorama nacional. Tras Los cronocrímenes (2007) y Extraterrestre (2011), el director cántabro sigue subvirtiendo los géneros; ahora llega al terror y al thriller tecnológico con Open Windows, de la mano de Elijah Wood y (la anteriormente actriz porno) Sasha Grey. En ella, un hombre (Wood) debe encontrar por Internet a una actriz (Grey) secuestrada. La premisa de Open Windows es más que apetecible: la acción se verá a través de una pantalla de ordenador simulada, que hará partícipe al espectador de una historia virtual ¿o real?

33 días, de Carlos Saura
Finalmente, uno de los proyectos más interesantes que se están gestando en estos momentos es también uno cuya presentación en 2013 no parece del todo segura. El maestro Carlos Saura vuelve al terreno de la ficción para retratar los 33 días que tardó el otro maestro Pablo Picasso en pintar su archiconocido Guernica. Saura se reúne con el productor Elías Querejeta, y con un jugoso reparto: Antonio Banderas será Picasso, Gwyneth Paltrow, Dora Maar, y Óscar Jaenada, Bárbara Goenaga e Imanol Arias aparecerán también en la pantalla. Esperaremos impacientes, aunque sea hasta el año que viene.

Pero, afortunadamente, el cine español no se queda ahí: a los cines llegarán pronto Insensibles, el debut fantástico de Juan Carlos Medina, La banda Picasso, la nueva comedia de Fernando Colomo, o Combustión, de Daniel Calparsoro. Y más proyectos: Caníbal, lo nuevo de Manuel Martín Cuenca tras la espléndida La mitad de Óscar (2010); Rec 4: Apocalipsis, la parte final de la saga dirigida por Jaume Balagueró; El miedo, lo nuevo de Jordi Cadena; El niño, de Daniel Monzón, ¿la heredera del éxito de su Celda 211 (2009)?; Los chicos del puerto, de Alberto Morais, tras su galardonada Las olas (2011) o incluso Magical Girl, el segundo largo de Carlos Vermut tras la sorpresa de Diamond Flash (2011). Y, esperamos, muchos otros que no hemos nombrado.

Anuncios

Una respuesta a “Capeando el temporal: cine español para el 2013

  1. Pingback: El cine que vendrá: 33 Días | Picasso y el cine·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s