Película del mes: ‘Amor’, de Michael Haneke

Amor. Cuando supimos que la próxima película del impasible, despiadado, imprescindible, Michael Haneke, llevaría por título algo tan, aparentemente, contrario a su temática habitual algo se nos movió en el corazón. ¿Cómo podría un director conocido por sus desoladores y misántropos retratos (y no-retratos) de la violencia y la destrucción en la sociedad y las personas tratar el amor? El maestro austriaco se encargó de disipar nuestras dudas llevando su último filme a la pasada edición del Festival de Cannes, en donde era probablemente la película más esperada, y en donde demostró, una vez más, que tenía más que suficientes razones para levantar tales expectativas. A su paso por la Croisette, tuvo la más entusiasta recepción de la edición -con permiso de la que disfrutó el brillante desvarío metacinematográfico de Leos Carax en Holy Motors-, generando descripciones como la de Peter Bradshaw en The Guardian (“la maestría y la supremacía de Haneke han resonado aquí en Cannes como un acorde de orquesta; esto es cine al más alto nivel de inteligencia y conocimiento”) o la de Sergi Sánchez en La Razón (“la historia de amor más auténtica del cine reciente (…) se materializa en esta obra maestra absoluta”). Haneke, orgulloso responsable de algunas de las experiencias cinematográficas más insoportables -por incisivas, por duras, por su capacidad de enfrentarnos a bocajarro con nuestros vacíos más oscuros- como Funny Games (1997) o su conocida trilogía de la glaciación emocional -nada menos- (El séptimo continente, 1989, El vídeo de Benny, 1992, y 71 fragmentos de una cronología al azar, 1994), había rodado una película ¿sensible?

Sensible. Y sentida. Y sencilla, y esencial. Y austera, vital y conmovedora. Y emocionante, trascendental, desgarradora y devastadora. La película que le reportó al cineasta su segunda y consecutiva Palma de Oro -con lo que entró en una exclusiva liga en la que solo juegan Shōhei Imamura, Alf Sjöberg, Emir Kusturica, Francis Ford Coppola, Bille August y los Dardenne- es todo esto, que no es poco. Amor es la historia de Georges y Anne (unos impresionantes Jean-Lous Trintignant y Emmanuelle Riva), un matrimonio octogenario que vive en su piso de París, entre los gratificantes recuerdos de una vida plena pasada y la cotidianidad de un presente que se antoja próximo a su fin: entre la asistencia al recital de piano de un ex-alumno de Anne y el desayuno de todos los días, la pareja ve alterada su plácida rutina por un repentino ataque que los afectará muy duramente. No se necesita nada más.

Lee la entrada completa en nuestra película del mes

Anuncios

2 Respuestas a “Película del mes: ‘Amor’, de Michael Haneke

  1. Quiero llevar a mis padres de 72 años a verla ellos cumplieron 40 de casados ¿me la recomiendan para llevarlos y se motiven uno al otro?

    • Quizás la película sea demasiado dura para el espectador que se encuentre muy cerca de su historia. Lo que se ve en la pantalla es absolutamente real, y por ello, devastador; aquí entraría en juego el ojo y la sensibilidad cinéfila de quien la vaya a ver. ¡Es una pregunta complicada! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s