Lo que oímos: ‘Visa para un sueño’ (Juan Luis Guerra, 1990) en ‘Querido diario’ (Nanni Moretti, 1993)

Visa para un sueño (Juan Luis Guerra, 1990) en Querido diario (Nanni Moretti, 1993)

aprile-1998-01-g-Cibrán Tenreiro

Querido diario es una película muy bonita en la que Nanni Moretti hace de sí mismo y se dedica a exponer sus ideas y sus pensamientos, que terminan mezclándose con la realidad que vive. Es difícil no pensar en las rupturas de la cuarta pared de Annie Hall, especialmente aquella en la que Woody Allen salía del plano y volvía con Marshall McLuhan para que le diera la razón. Moretti tiene ese poder, ya que es el protagonista y el director al mismo tiempo, así que puede controlar lo que se ve en pantalla. La vida no es así, pero si las películas fueran como la vida serían aburridísimas. Muerte al realismo, queremos soñar.

Nanni Moretti terminará bailando en su VespaEl sueño de Nanni Moretti, que explica mientras pasea en su Vespa, siempre ha sido saber bailar bien, desde que vió “Flashdance, se llamaba aquella película que me cambió definitivamente la vida… Un film sobre baile, sobre saber bailar”. Es un sueño pequeño en una película hecha de cosas pequeñas. Reflexiones repentinas a partir de cualquier objeto o situación, ideas y situaciones imaginadas… Nos pasamos la vida pensando, y al final distinguir entre cosas grandes y pequeñas es un poco arbitrario. Las canciones (y las películas), ¿son cosas pequeñas? ¿Son intrascendentes? Flashdance le cambió la vida a Nanni Moretti…

El problema es no saber bailar. Es cierto que se puede superar la vergüenza y salir sin ningún reparo a hacer el imbécil en la pista de baile, pero al ver a la gente que sabe moverse y que es capaz de fundirse con el ritmo acabas por sentirte desanimado. El punk solucionó esto con el pogo: para bailar (y para hacer música, y para hacer cualquier cosa) necesitas valor, pero no habilidad. ¿Y cuándo suena Juan Luis Guerra, que hacemos? Moretti (o mejor Nanni, que ya hay confianza) se queja de que lo único que puede hacer es mirar. Que es bonito, pero no es lo mismo.

Todo el mundo puede bailarLa canción empieza a sonar y el único trayecto posible para Nanni y su Vespa es hacia ella. La moto entra en cámara y se ve el espectáculo completo: no solo los músicos, sino el público bailando. Cuando las orquestas tocan los éxitos que puedes escuchar en el pub más aleatorio de cualquier ciudad pierden su gracia, pero esto es una auténtica sesión vermú. ¿Quien quiere bailar This girl is on fire pudiendo bailar Visa para un sueño? Nanni, efectivamente, solo puede mirarlo. No se quita el casco y las gafas, con lo que parece un auténtico extraterrestre disfrutando de los cuerpos que se mueven, caóticos pero ordenados. Pero disfrutando desde fuera. Estático entre todo el movimiento. En la realidad poco podríamos hacer.

En cambio, la cámara enfoca a la orquestra preparándose para volver al estribillo. Y justo a tiempo entra Nanni de un salto, sin haberse quitado el casco para desafinar completamente: Buscando visa para un sueño… ¿Quién va a decirle que no? Solo está disfrutando de las pequeñas cosas de la vida (y además es su película y él es el que manda). Desde luego, sigue mirando el baile, pero ya no desde fuera. Es curioso que el mejor punto de vista sea el escenario, pero no hace más que recordar que el centro de la música popular es siempre el público (aunque este no ejerza nunca su poder). Nosotros, como espectadores, tampoco podemos vivir ese momento desde dentro, pero en el fondo nada nos impide ponernos de pie y bailar. Tal vez lo haga el no saber bailar, pero eso ya es cosa de cada uno. Nanni se baja, y vuelve a mirar, feliz, lleno de vida. Comenta su obsesión a cualquiera y cree ver a Jennifer Beals, la chica que bailaba en Flashdance y le cambió la vida. “¿Eres tú Jennifer Beals?”

Lo interesante es que Nanni vive el baile desde fuera igual que nosotros vivimos las películas. Lo disfrutamos y proyectamos nuestras sensaciones, aunque siempre parece faltar algo de fuerza… Pero hay soluciones. Desde luego, hace falta valor, pero sobre todo hace falta imaginación. Buscando visa para un sueño… la música es un catalizador, es el punto que nos hace arrancar y empezar a movernos, que pone en marcha las emociones. Bailar no solo es una de las cosas más bonitas que se pueden filmar, sino que también es un espacio para la libertad. Lo interesante es no perder la imaginación, porque es la capacidad de negarse a cumplir con lo que se supone que tiene que ocurrir. Es la base del libre albedrío, y por eso Nanni Moretti siente la necesidad de bailar. Las películas, las canciones y la vida no tienen que ser de ninguna manera concreta. No hay nada que no tenga solución en las películas. Imaginar es el primer paso, pero como decían en The Rocky Horror Picture Show, “Don’t dream it, be it”. Ojalá Querido diario sea vuestro Flashdance y os haga ser más libres (o os haga bailar). La revolución será divertida, así que tal vez se haga a ritmo de merengue.

* Nanni Moretti es un nombre fundamental del cine italiano, ganador de una Palma de Oro (por La habitación del hijo) y un Premio al Mejor Director (por la propia Querido diario) en el Festival de Cannes. Su carrera se caracteriza por una mirada irónica y muy implicada políticamente (especialmente contra Silvio Berlusconi) como actor, productor, guionista y director. Su dualidad entre la sensibilidad y la polémica se prolonga hasta su último trabajo, Habemus Papam, aunque la Iglesia terminó por no boicotearlo.

** Juan Luis Guerra es un nombre fundamental de la música latina y, por extensión, del repertorio de las orquestas. Aunque se le asocie con la bachata, lo cierto es que utiliza tanto esos ritmos como los de la salsa, el merengue o el bolero, incluyendo además más melodías y sentimentalismo. Como Moretti, también explora la crítica social, es productor y ha terminado por derivar hacia temáticas cristianas, si bien su enfoque es bastante distinto. Ha ganado 18 Grammy y vendido más de 20 millones de discos.

Si quieres echarle un ojo a todas las entregas de Lo que oímos, clica aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s