Tan entrañable como Flat Eric

Dolph leyendo 'My life, my dog, my strength' Después de Rubber (2010), el neumático asesino, llega a las pantallas Wrong, lo nuevo de Quentin Dupieux. Su faceta como director diríamos que es menos conocida que su carrera como músico electro house bajo el nombre de Mr. Oizo. Todos recordaréis a Flat Eric, y el tema Flat Beat, que por 1999 no paraba de sonar en la radio y en un anuncio de televisión de una conocida marca de vaqueros.

Estamos ante una película con espíritu, con huellas del autor por todas partes. Wrong es un film libre, que sigue una lógica interna propia, que no está atada a nada y que se pasa las normas cinematográficas de la comedia por el mismísimo forro. Y para hacer esto hay que ser un as, y desde luego Quentin Dupieux tiene ese algo que lo llevó a abandonar la escuela muy temprano para hacer las cosas que más le gustaban (música y películas) y disfrutar de él mismo en lugar de tener un trabajo serio. Él no sigue patrones, no se siente como la mayoría, no pertenece al montón porque hace lo que quiere, lo que le da la gana. Y eso es algo que poca gente puede decir de verdad. Explicamos esto porque su filosofía de vida influye mucho en el cine que hace. Es de los que piensan que la vida sería mucho peor si estuviera guionizada. ¿Qué es Wrong entonces?.

Reloj despertador de DolphUna película graciosa protagonizada por Dolph (Jack Plotnick), un chico que trabaja en una oficina en la que siempre llueve dentro, y tiene un jardinero que está anonadado pues las plantas del jardín mutan y cambian de apariencia y que tiene un vecino que le requiere que haya menos distancia física entre ellos para poder hablar. Dolph ha perdido a su perro y quiere recuperarlo cueste lo que cueste.

Por eso sigue las instrucciones del misterioso Maestro Chang (William Fichtner), fundador de una compañía especializada en la prevención de malos tratos a mascotas y del detective Ronnie (Steve Little) que es capaz de activar los recuerdos del perro perdido solo con su mierda. Todo muy absurdo, con una comicidad que fracasa y produce risa. No hay otra forma de decirlo, es difícil explicar porque ciertas cosas son graciosas y más si se trata de un film que sigue las líneas del post-humor.

No estamos ante un trabajo surrealista a pesar de que lo parezca. Todo está bien atado y entrelazado, todo tiene una explicación pero eso no quita decir que Wrong es mitad verdad, mitad estupidez. Hay historia con elementos que a primera vista no tienen sentido pero siempre se acaban incorporándose al universo extraño de Dupieux. Todas esas cosas raras tienen algo de especial (no nos cansamos de repetirlo), son fruto de un ingenio mordaz que te dejará adicto a su entrañable mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s