Una historia, todas las historias

La piedra de la pacienciaRetratar el sufrimiento, el dolor y la injusticia. Esa es una tarea que el cine ha llevado a cabo en muchas ocasiones y lo ha hecho desde todo tipo de perspectivas. Existen millones de historias protagonizadas por seres asfixiados por la parte más oscura de la existencia humana, y de una forma u otra, todas ellas han tenido su reflejo en la gran pantalla. En La piedra de la paciencia, lo que se narra es la vida de una mujer, sin más. Una joven sin nombre que podría ser muchas otras. Su vida no le pertenece del todo, vive en un barrio de una ciudad que podría ser muchas: las casas destrozadas por los bombardeos, las carreras en busca de refugio en cuanto los tiros empiezan a sonar, los cuerpos y los rostros de las muejeres completamente cubiertos… Todo esto nos acerca a un lugar que estamos acostumbrados a ver en la televisión, a diario las noticias nos hablan de atentados que acaban con las vidas de decenas de personas a las que no ponemos cara, estamos tan habituados a estos acontecimientos que ya no nos conmocionan y los muertos que desfilan por nuestras pantallas nos parecen poco más que cifras.

La piedra de la paciencia 2Ante la indiferencia que nos asola y nuestra incapacidad para hacer nuestro el dolor ajeno, La piedra de la paciencia renuncia a ofrecer una visión amplia sobre la situación de los países de Oriente Medio y pone el foco sobre una pequeña historia. En una habitación casi vacía y sobriamente adornada, una mujer joven cuida de un hombre bastante mayor que ella que yace inconsciente sobre un colchón. Fuera, sus dos hijas juegan y a través de la ventana llegan los ruídos de la calle. Desde el primer momento vemos en los oscuros y profundos ojos de la joven una tristeza que se convierte en enigma, sus gestos hablan de historias que la han marcado y, poco a poco, sus palabras nos van revelando los misterios que lo explican todo, que encierran un mundo. En la película ocurren más cosas, hay episodios de extrema violencia en los que presenciamos asesinatos atroces y una violación, pero lo más feroz llega a nosotros a través de los largos monólogos que la mujer mantiene con el marido inconsciente. Estos discursos íntimos muestran la verdad de una mujer reducida, a la que un mundo de hombres ha convertido en una sombra de sí misma. En ningún momento conocemos su nombre, y por eso sentimos que su cuerpo y su rostro podrían ser el de muchas otras. La piedra de la paciencia parece querer encerrar en apenas una hora y media la realidad de millones de mujeres que tienen que vivir una vida a medias, que caminan por un mundo que no está hecho para ellas y en el que no son nada sin un hombre a su lado. De algún modo, esta es una historia universal, porque en todos los rincones del mundo y de muchas formas distintas las mujeres han tenido que enfrentarse a situaciones injustas que, todavía hoy, convierten la existencia de muchas de ellas en un aténtico infierno.

Las cualidades de La piedra de la paciencia son muchas, la cinta está basada en una novela de gran éxito escrita por su propio director, Atiq Rahimi, que escribe el guion junto a Jean-Claude Carrière, colaborador habitual de cineastas como Jacques Deray o Luis Buñuel. Quizás esto explique la capacidad de la película para dotar de profundidad y lirismo a una historia sencilla y accesible, con capacidad para emocionar a un amplio abanico de público. Estamos ante un trabajo sólido y necesario, que consigue captar la gravedad de una realidad que está más cerca de lo que pensamos, sin trucos ni golpes de efecto consigue emocionarnos y revolvernos por dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s