No nos perderemos: ‘Birdman’, de Alejandro González Iñárritu

birdman-trailer-2

De entrada todos nos asustamos. ¿La nueva película de Alejandro González Iñárritu sería una comedia? ¿Del mismo Alejandro González Iñárritu que cruzó las fronteras de lo dramático para llegar a los tres cristalizados relatos, tan feroces como incómodos (para lo bueno y para lo malo), de Amores perros, 21 gramos y Babel? ¿Del mismo Alejandro González Iñárritu que se había hundido literalmente en la miseria, ya sin la escritura de Guillermo Arriaga, en la excesiva (¿solo para lo malo?) Biutiful? Pues aparentemente, de ese, y a la vez, de otro. Esa nueva “comedia” sería Birdman, una película que seguiría a un famoso actor que, después de llegar al estrellato tras interpretar a un célebre superhéroe, desea abrir una nueva puerta en su vida dirigiendo una obra de teatro de Broadway para intentar recuperar todo lo que ha perdido hasta el momento. Desde el anuncio inicial, costaba seguir pensando que el director mexicano se había pasado al género alegre, y con esta información –que se aderezó con el sugerente pero poco jocoso subtítulo de la cinta, (o la inesperada virtud de la ignorancia)-, costó aún más. Sin embargo, parece que la película va más allá.

Quizá más allá de las etiquetas. En la historia de Birdman, el actor Riggan Thomson es el elemento sobre lo que todo lo demás vuela: en las horas anteriores al estreno de su pieza de Broadway, en la que adapta una novela corta de Raymond Carver, atraviesa todo lo que se puede atravesar. Desde los problemas más nimios hasta los más grandes, ya que en Birdman se trata una depresión existencial como motor para un viaje hacia el abismo… y otro de vuelta. La historia se inmiscuye también pleno ámbito metacinematográfico, en donde tiene su trampolín para dar una visión única sobre el mundillo y todo lo que tiene que ver con él: se rodea de amigas y amantes, actores y productores, hijas-asistentas drogadictas o incluso críticas del New York Times. Y también, un poco más lejos: Birdman juega con el surrealismo. ¿Birdman vuela?

La recepción que tuvo la película tras su proyección como cinta inaugural de la más reciente edición de la Mostra de Venecia ha sido la mejor posible. Entre epítetos como “magnifica”, “fascinante”, “brillante”, “abrasadora” o la ya temida “obra maestra”, la crítica (y recordemos que una gran parte de ella es alérgica a Iñárritu) se deshizo en halagos. La factura técnica apunta como una de las mayores virtudes de la película: el director de fotografía Emmanuel Lubezki (habitual de Terrence Malick y Alfonso Cuarón) la ha rodado al completo en una falsa toma única (el impresionante tráiler deja ver cómo será), como ya había hecho en Los hijos de los hombres, de este último. El estupendo trabajo de su elenco actoral ayudó: la gran y esperada vuelta de Michael Keaton, la entrega de Edward Norton y los acompañamientos de Emma Stone, Zach Galifianakis, Naomi Watts, Amy Ryan y Andrea Riseborough. “Tour de force”, “meteorito fílmico” o “un gran truco de magia”… ¿cuánto tendremos que esperar para verla?

birdman (1)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s