2+2=4

Magical Girl 5

‘Magical Girl’ juega con la dicotomía entre la lógica rotunda y el misterio mágico

“Aunque García Lorca nunca hubiese nacido, dos más dos seguirían siendo cuatro” sentencia la voz del profesor al comienzo de la película, la pantalla aún en negro. Tras un fundido, Damián, el profesor, interrumpe su explicación para pedir a una de las alumnas, una joven Bárbara, que se acerque y le entregue la nota que acaba de escribir. Sin embargo, antes, cada uno a un lado de la pantalla, enfrentados, Damián le exige que la lea en alto. “Me da pena”. Cuando, irritado, el profesor tiende la mano para recibir el trozo de papel del puño cerrado de Bárbara, ésta le responde que no puede dárselo. ¿Por qué? Simplemente porque ya no lo tiene, como comprobamos mientras despliega lentamente los dedos para dejar al descubierto su palma vacía. Con esta escena a modo de prólogo se abre Magical Girl, segundo largometraje del madrileño Carlos Vermut, introduciendo una de las tramas principales del relato y estableciendo a la vez la dicotomía temática sobre la que se construirá la película. La lógica rotunda del profesor y su matemático ejemplo frente al misterio mágico e inexplicable de la alumna, razón y pasión, mito y realidad.

En una entrevista con motivo del estreno de Diamond Flash (2011), su inquietante debut como director, Vermut reflexionaba sobre el papel de plataformas como Youtube en la representación de la realidad y su consecuente impacto en el acercamiento a la ficción. En un mundo en el que la realidad está al alcance de la mano (tanto a nivel de producción como de consumo) la mayoría del material audiovisual adquiere un valor casi documental y de reflejo directo de la realidad, prescindiendo casi por completo de la estilización. Partiendo de estos supuestos es como Vermut se replantea el papel de la ficción y el pacto entre cineasta y espectador que supone. Según él, llegados a este punto la ficción solo puede asegurar su supervivencia mediante dos procesos distintos: intentar asimilar esa realidad o, por el contrario, estilizarla venciendo sus propios límites y evidenciando en cierto modo ese pacto con el público. El director pone en práctica estas reflexiones ya en Diamond Flash, que se presenta como un retrato del panorama social de la España contemporánea en el que se introducen elementos del cine de género. En este caso se trata del cine de superhéroes, que Vermut inteligentemente reformula con el personaje de Diamond Flash, a fin de cuentas, una mera excusa para configurar el resto de pequeñas historias.

Magical Girl  (Foto película) 5874

Mundo, demonio y carne -enemigos del alma según la tradición católica- perseguirán y obsesionarán a unos inquietantes sujetos

Pero esta mezcla entre ficción y mito subvertido y la realidad que los rodea (o de la que parten) cobra mayor relevancia en el planteamiento de la cinta ganadora del último Festival de San Sebastián, Magical Girl. En ella incluso la trama se hace eco del eterno debate entre instinto y razón, expresado directamente a través del discurso de uno de los personajes más misteriosos de la película que lo vincula con el carácter español y lo ilustra con algo tan representativo y tan polémico como las corridas de toros. En las corridas, explica, se enfrentan lo instintivo y lo técnico, lo emocional y lo racional. Y es precisamente este enfrentamiento el que atraviesa cada una de las tramas principales de la película, el que caracteriza el conflicto de cada uno de los personajes principales que se tambalean entre la normalidad y el abismo. Las vidas de Damián, Bárbara y Luis se cruzan como por accidente cuando este último, padre de una niña con leucemia, decide cumplir su mayor deseo y comprarle el vestido de su serie de anime preferida. El desorbitado precio del regalo empujará a Luis a comenzar una cadena de chantajes que obligarán a los personajes a tomar una serie de decisiones radicales y a confrontar irremediablemente sus miedos. Mundo, demonio y carne –enemigos del alma según la tradición católica– perseguirán y obsesionarán a unos inquietantes sujetos que nunca se revelarán del todo y cuyo pasado enturbiará la totalidad de sus acciones e interrelaciones. Si en el caso de su primera película era el cine de superhéroes, en Magical Girl Vermut se sirve de elementos del film noir para construir sus tramas, como el contexto de crisis, el desencanto de los personajes y su deterioro moral, y sobre todo la oscura femme fatale: Bárbara (Bárbara Lennie). A la vez víctima y verdugo, Bárbara condenará al resto y será condenada, alzándose como vínculo entre las desafortunadas colisiones de los diferentes personajes.

Magical Girl  (Foto película) 5211

La oscura femme fatale, uno de los elementos del film noir para construir la trama de ‘Magical Girl’

Vermut se sirve de elementos y símbolos de un minimalismo sobrecogedor para contar esta historia de desencuentros en la que incluso la pieza perdida encaja en este puzzle incompleto. Y es que, a través de la potencia visual y narrativa de escenas tan impactantes como la de la entrada de Bárbara en la habitación del lagarto negro, la película funciona en base a lo que se nos oculta, como ocurría en con el puño cerrado de la alumna. La violencia y la inquietud se incrementan infinitamente en la imaginación del espectador al serle negada cualquier explicación o cualquier referencia directa. El director, en un ejercicio de sutileza extrema, combina con seguridad pequeñas acciones, gestos repetidos y silencios tensos que, en su simpleza, se vuelven más expresivos que cualquier gran despliegue o burdo truco. Una hoja en blanco, un cuerpo de espaldas o una niña inmóvil con la mirada fija nunca habían resultado tan terroríficos. La explicación sobrepasa los límites del relato e incluso de la realidad. El “dos más dos son cuatro” del principio no nos sirve en la ficción de Carlos Vermut.

Magical Girl  (Foto película) 5873

El desorbitado deseo se incrementa infinitamente en la pantalla, y aún más en la imaginación del espectador

Anuncios

Una respuesta a “2+2=4

  1. Pingback: 2+2=4 | pmpa01eav·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s