Nuestras 3 (o 5): II

Sergio L. Morente

the-last-of-the-unjust the missing picture

3. El último de los injustos, de Claude Lanzmann / La imagen perdida, de Rithy Panh
A lo largo del siglo XX, el poder entendió que las imágenes son una herramienta esencial para manipular y configurar la Historia a su gusto, y el primer paso es la selección de estas, relegando una gran parte al olvido. Cada una a su modo, El último de los injustos y La imagen perdida comparten la necesidad de reconstruir el pasado sin esas imágenes frustradas, aquellas que hubieran servido para documentar la violencia ejercida por el poder sobre pobalciones enteras, en un intento de restablecer una memoria en peligro de muerte.

el futuro

2. El futuro, de Luis López Carrasco
Desde la múscia a la ropa, pasando por el ambiente o las mismas conversaciones, prácticamente todo en El futuro parece indicar que en poco o nada podría diferir una fiesta de 1982 de una de la actualidad; una confusión de tiempos para cuestionar la idea de cambio (en boca de tantos políticos en época de elecciones) y sus consecuencias. Pero es que, además, a través de un acertadísimo dispositivo fílmico que empieza dislocando la imagen del sonido (la palabra siempre en disputa con el omnipresente ruido) hasta fundirlos para luego desgarrarlos hasta su práctica aniquilación, El futuro muestra la fiesta mejor filmada de las que uno recuerda.

l-inconnu-du-lac

1. El desconocido del lago, de Alain Guiraudie
No conforme con encarar el tratamiento de las relaciones homosexuales con una honestidad y naturalidad envidiables, Alain Guiraudie se marca en El desconocido del lago una soberbia lección de narrativa cinematográfica. A partir del aspecto lúdico del sexo sin compromiso, el francés explora la violencia latente en el juego de la seducción una vez puesta en marcha la naturaleza oculta de las pasiones, introduciendo al espectador en un thriller de impecable sentido del ritmo e interpelándolo a seguir el más mínimo indicio (¿a quién pertenece cada uno de los coches?) para dar con la solución del enigma. Por si fuera poco, las imágenes donde resulta imposible distinguir si los mirones son bañistas o policías no tienen precio.

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s